El método de conserva de alimentos por medio de azúcar se utilizó desde los tiempos de la antigua China, también los romanos utilizaban este método para preservar sus alimentos como por ejemplo en pescado. La concentración de azúcar o en algunos casos miel, evita que los microorganismos descompongan los alimentos.

Si me acompañas te contaré como puedes preparar tú misma las frutas confitadas y glaseadas en conserva, las cuales puedes guardar hasta un año, de manera muy fácil para que elabores tus panes navideños y comprobarás que resultan mucho más sanos, ricos y económicos que los industrializados.

Antes de ir a la receta déjame contarte como se realiza el proceso de conserva de alimentos por sumergimiento en almíbares o miel.

El hecho de sumergir la fruta, ya sea entera, trozos o cáscaras, en almíbar varias veces, hace que la fruta se sature de azúcar en toda su estructura, evitando de este modo que los microbios desarrollen.

Esto se realiza en varias etapas que constan en sumergir la fruta en el almíbar caliente, retirar y, dejar enfriar y volver a repetir la operación tantas veces como sea necesario, dependiendo del tamaño de la fruta.

A este proceso se lo denomina confitado, luego se puede realizar el glaseado que consiste en recubrir la fruta confitada, a modo de rebozado, con azúcar blanca.

NARANJAS GLASEADAS

INGREDIENTES:

Azúcar   600 Grs.

Agua   500 cc.

Naranjas de ombligo  5

PROCEDIMIENTO:

Lava bien, cepilla, y pasa ligeramente  las naranjas por un rallador fino , luego córtalas en cuartos y retira toda la cáscara tratando de quitarla lo más entera posible, reserva la pulpa para otra preparación.

Coloca las cáscaras en una cacerola, cúbrelas de agua y lleva al fuego hasta que hierva, retira, cambia el agua y vuelve a llevar al fuego, cuando rompa el hervor, cocina diez minutos y repite la operación , luego cuela y deja enfriar las cáscaras.

En una cacerola de acero inoxidable coloca 500 gramos de azúcar y el agua y lleva al fuego lento hasta que reduzca a la mitad y resulte un líquido denso. Toma las cáscaras y sumérgelas en el almíbar, cocina un minuto y retira del fuego. Cuando se enfríe lleva otra vez al fuego hasta que alcance el punto de ebullición, retira y deja enfriar, repite cinco veces esta operación y retira las cáscaras sobre rejilla hasta que escurra todo el líquido.

Finalmente coloca el azúcar restante en una placa y pasa las cáscaras confitadas, cubriendo ambos lados con azúcar.

Colócalas nuevamente sobre la rejilla y déjalas orear en un lugar aireado hasta que estén completamente secas.

Guárdalas en frascos esterilizados bien secos y tapados.

En el próximo artículo te compartiré una receta de pan dulce en la que podrás utilizar estas cáscaras.

Así que, que tal si preparas hoy mismo esta receta?

Si tienes alguna duda respecto de este u otro artículo, déjame tu comentario y personalmente te responderé.

Muchas gracias por acompañarme.

Te dejo mi afectuoso saludo.

Soy Lilian Chalies

Dedicada a tu éxito en la cocina